Roca: lo estaban operado y ardió como antorcha

Roca: lo estaban operado y ardió como antorcha

Un paciente que era sometido una operación en el Hospital de Roca, padeció una experiencia insólita y terrible: ardió literalmente en llamas.  “Estaba siendo operado de urgencia por una hernia y terminó con graves quemaduras, cuando el contacto entre el cauterizador eléctrico y el alcohol con el que le habían limpiado la cicatriz causó una repentina combustión”, explicaron desde la Justicia rionegrina.

“La explosión” fue sofocada en forma inmediata sobre la misma camilla del quirófano, pero el equipo médico no pudo evitar que el paciente sufriera graves secuelas físicas y emocionales por las profundas quemaduras.

Una sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo de Roca declaró la responsabilidad del Estado provincial por los daños derivados de esa prestación “deficiente” del servicio público de salud. La condena de primera instancia fijó una indemnización por la incapacidad física provocada, la terapia psicológica de rehabilitación que necesita el hombre, los gastos de medicamentos, tratamientos y el daño moral.

En contra de esa decisión, la Provincia interpuso un recurso de apelación y el caso pasó al análisis de la Cámara Civil de Roca. Ese Tribunal dictó, ahora, un fallo que confirmó íntegramente la condena.

El Estado “debe garantizar altos estándares de eficiencia y eficacia en la prestación del servicio de salud (…) lo que en el caso no cumplimentó, al resultar el actor afectado no por la enfermedad por la que se le atendía, sino por quemaduras absolutamente ajenas producidas en el nosocomio”, indicó la Cámara.

Según las opiniones médicas, la combustión habría sido por una “insuficiente evaporación” del alcohol al momento de iniciar la cauterización eléctrica. “Existió un daño provocado por una situación ocurrida durante la operación, y acontecida a partir del deficiente cumplimiento de los deberes a cargo de los agentes que intervinieron en la misma”, concluyó la sentencia de la Cámara.

Sería absurdo suponer que se considere que se corresponde con la lex artis (la buena praxis), el prender fuego al paciente en la mesa quirúrgica o que ello es un riesgo normal no evitable de la enfermedad o el tratamiento”, concluyó el Tribunal.

Te puede interesar
Últimas noticias