Prorrogan la prisión preventiva de joven asesino

Prorrogan la prisión preventiva de joven asesino

Un sujeto de 19 años identificado como Maicol Tapia seguirá detenido por el femicidio de Carina Barros, quien apenas tenía 15 años. El aberrante hecho, que conmovió a la provincia toda, ocurrió en la localidad neuquina de Buta Ranquil.

En las últimas horas, por pedido de la fiscal del caso Natalia Rivera, fue prorrogada la prisión preventiva que purga este individuo, al que todas las pruebas señalan como el asesino.

Durante la audiencia, la fiscal del caso sostuvo que están vigentes los riesgos procesales por los cuales se impuso la medida de detención; es decir los de entorpecimiento de la investigación por parte de ese malandra, que también representa un serio peligro para la familia de la víctima

Con este argumento, requirió la prórroga de la prisión preventiva por dos meses, y manifestó su rechazo a que la medida sea sustituida por la prisión domiciliaria, como lo pidió la defensa del acusado, en un requerimiento carente de argumentos serios o atendibles.

El femicidio bajo investigación fue perpetrado el 26 de octubre por la madrugada. El acusado, al que las pruebas acorralan, le provocó lesiones a Barros con un cuchillo, entre las 2 y 3.30 de la madrugada. Lo hizo luego de ingresar al domicilio de la víctima, mientras ella estaba sola ya que su hermano y su padre habían salido hacia un incendio que se originó en una chacra cercana de unos familiares.

Del incendio, el hermano de la víctima fue advertido por el acusado, quien lo llamó por teléfono y le dijo que fuera hacia la casa de su abuelo “porque se estaba quemando”. Se cree que el incendio lo provocó el propio hampón, en una acción distractiva para cometer el asesinato.

De hecho, el asesino aprovechó el incendio para meterse en la vivienda y dirigirse hacia la habitación de la víctima. Allí le rompió el celular y comenzó a agredirla. Ella corrió hacia la habitación de su hermano que está en la parte exterior de la vivienda y, en ese momento, la atacó con el cuchillo provocándole lesiones que le causaron la muerte.

El delito que el Ministerio Público Fiscal le atribuyó al asesino fue femicidio triplemente calificado, por el vínculo, por mediar violencia de género y por alevosía, en carácter de autor.

Durante la audiencia de formulación de cargos, la fiscal del caso planteó que el acusado y la víctima habían tenido una relación de noviazgo de alrededor de tres años, que estuvo signada por la violencia de género, la cual continuó una vez terminado el vínculo. Está comprobado que el malandra siempre fue violento y cobarde. La jueza de garantías Leticia Lorenzo, avaló el pedido de la fiscal del caso y prorrogó la prisión preventiva del imputado por dos meses.

Te puede interesar
Últimas noticias