La madrugada restringida es un hecho; resta solo oficializar

El paso de las horas no hizo más que confirmar lo anticipado por esta multimedia: ya estaba tomada, con aval nacional, la decisión de restringir la circulación y las reuniones de madrugada. En las próximas horas se oficializará, desde el gobierno nacional y para todo el país. Detalle más o menos, la restricción regirá en todos los distritos, y en Neuquén también, con el “Estado de alerta sanitario”, que se informó anticipando lo que sucedería.

El gobernador Omar Gutiérrez, junto a la ministra de Salud, Andrea Peve, y el intendente capitalino, Mariano Gaido, estuvo esta mañana en el Ruca Che, el estadio en donde se retomó la vacunación con las 1.800 dosis que llegaron anoche de la vacuna Sputnik V. Para darle desarrollo masivo a esa vacunación, como estaba programado, habrá que esperar que lleguen al país las vacunas suficientes: sería en la segunda quincena de este mes, si se cumple el anticipo de que volverán los aviones de Aerolíneas a su épica trayectoria de Buenos Aires-Moscú.

Gutiérrez se esmeró en separar las restricciones que se impondrán -y que serán penalizadas en el caso de incumplimiento- de la reactivación económica. Dijo, por ejemplo, que la actividad turística se mantendrá, con la sola salvedad de la circulación de madrugada restringida, cuestión común a todos los destinos. Más allá de los amagues de resistencia empresaria, no habrá mayor impedimento para los comercios, con el tope de las 12 de la noche: se les pide ese esfuerzo sobre todo a los locales gastronómicos, que en Neuquén tienen costumbre de permanecer abiertos hasta bien entrada la madrugada. La cuestión sanitaria es lo suficientemente importante como para justificar la medida.

No hay, por ahora, noticia sobre la duración que tendrá la restricción de madrugada. Es de suponer que depende de lo que los números de la estadística de casos, y de cómo vaya evolucionando esa curva. Verificar, en concreto, si ha obedecido a un desmadre vigente en las fiestas, o es algo más generalizado, el anticipo del rebrote que se esperaba para febrero-marzo.

En este contexto, el gobierno neuquino, evidentemente, está dispuesto a no dramatizar en exceso la situación, que es grave pero manejable. El equilibrio y el cuidado tiene que ver con no seguir resintiendo el leve repunte de la actividad económica, tan necesaria para lo sanitario como lo específico de lo que se pueda hacer en prevención y atención en los hospitales.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios