Uno que vuelve, contratos que se firman, y paseos que avanzan

En estos tiempos agitados, la política se ha tornado un tanto más impredecible, aunque no por ello, menos interesante. Aquí algunas perlitas recogidas al pasar por nuestros inquietos periodistas, por detrás de tapabocas y cumpliendo todos los protocolos. Veamos:

¿Dónde está Rolando Figueroa, y qué está haciendo? No se ha dejado de hablar, en el ambiente político, del ex vicegobernador. Y tampoco se ha desmentido su intención de seguir haciendo política y competir, eventualmente, alguna candidatura de importancia. Lo cierto es que el hombre se propuso, cuando terminó su ciclo, después de un año intenso y tras la derrota en las internas del MPN, no hablar por lo menos por un año. Y el plazo se cumple pronto, el próximo 10 de diciembre. “Volverá”, afirman. Y deslizan algunos datos-base para empezar a mover las aguas. Por ejemplo, que aspira a ser candidato a gobernador en 2023, cosa que en el ambiente se especulaba como muy posible. Se sabe que el “auto exilio en el llano” impuesto, lo pasó con una licencia sin goce de haberes a su cargo (es planta permanente del Estado), y que aprovechó el tiempo para estudiar y seguir adosando diplomas a la pared: hizo un posgrado en Diseño de Políticas Públicas en la Universidad de Harvard, una de las más prestigiosas del mundo occidental. “Rolo tuvo una de las calificaciones más altas: 91,26”, anunciaron quienes preparan carteles, pintadas y campañas en redes sociales con mucha, mucha anticipación.

El comentario entre los empresarios capitalinos da cuenta sobre el chiche nuevo que Mariano Gaido inaugurará en las próximas semanas. Se trata de una empresa «público-privada» en la que la mayoría de las acciones estarán bajo dominio de la comuna capitalina. Entre ojo de bife y medallones de lomo, un empresario de la construcción nos comentó que «el gordo finalmente logró correr a José Seewal del monopolio del cemento y asfalto». El hombre entrado en años y viejo amigo de andanzas del ex zar de la obra pública capitalina se entusiasmó con la charla, y arriesgó un pronóstico. «Acuérdese que en principio el negocio va a estar en manos de dos empresarios conocidos muy fuertes en la actividad de servicios ligados al petróleo. Uno de ellos viene con tonada rinconense. El que habría hecho de celestino es un hombre que pisa muy fuerte en toda la provincia. Anímese, recorra la ruta provincial 65, a la altura de Centenario va a encontrar la planta de pavimento, que la nueva sociedad presentará en breve», comentó el empresario, ya casi cerrando la hora de los postres.

A propósito del Intendente capitalino, es uno de los cuadros importantes del MPN que “no quiere ni hablar” de elecciones y campañas por el momento. Está totalmente dedicado, con mucha intensidad, a las tareas de gestión, a las que ha descubierto como apasionantes. Y muy contento de haber logrado almacenar en las reservas “por si las dudas” del Tesoro Municipal, en plena pandemia, unos 3 mil millones de pesos de “reserva”, apta para usar si las papas queman. Pero de elecciones… nada. Cuando le preguntan qué va a hacer con las elecciones que él tiene que convocar, el año próximo, inevitablemente, para cumplir con la renovación de la mitad del Deliberante, dicen que hacen como un mohín apartando el tema, y sugiere que recién lo empezará a tomar en cuenta en el segundo semestre del 2021.

Uno de los temas que el Intendente pretende dejar finalizado este año, sí o sí, es la firma del contrato con la cooperativa CALF, es decir, lo que asegura el servicio de suministro eléctrico a la ciudad. El trámite está en el Deliberante, y en el Ejecutivo confía en que sale en las próximas semanas, con lo cual solo quedará sentarse a una mesa, con el presidente de la entidad, Carlos Ciapponi, y firmar los documentos que tanto se han trabajado. Lo que posiblemente demore, es lo que se pensaba que no iba a demorar nada: el contrato de concesión con el EPAS, la empresa pública encargada de la provisión de agua y del saneamiento. Hay cuestiones que el gobierno municipal quiere plasmar en el contrato, que no estaban contempladas. Por ejemplo, que el EPAS se haga cargo de las reparaciones de calles cuando un incidente -una rotura de caño, una filtración- las deje en mal estado, como suele ocurrir. Es llamativo esto, porque el gobierno anterior, el de Horacio Quiroga, muchas veces tiró esa misma idea, sin conseguir una respuesta del Ente con el que tanto peleó. ¿Será posible ahora, que hay un gobierno liderado por el MPN en la ciudad? Habrá que esperar: nadie puede asegurar nada, todavía. Por eso, y otras cosas, la demora, que haría que el contrato se firme recién el año que viene. Al menos, eso es lo que se rumoreó.

Lo que no se detendrá por nada del mundo es el avance sobre las calles costaneras -Paseo Costero- tanto en las riberas del Limay como en las del Neuquén. El gobierno de Gaido se propone cumplir una o dos gestiones (se sabe ya que con una no se conformará) cumpliendo con un paseo costero que permita andar a los neuquinos tanto a la vera de un río como del otro y llegar a la confluencia de ambos, que, como se sabe, forma el río Negro. Esto se comentó durante la inauguración del último tramo de 10 cuadras, que fue esta semana, y de la que participó el intendente acompañado por el gobernador Omar Gutiérrez. A propósito, no hay chance de que avancen los que trabajan para introducir una grieta entre ambos gobernantes, aseguran y machacan los operadores y encargados de difundir la letra chica de la política, esa que generalmente termina produciendo acontecimientos grandes. “Omar y Mariano, o Mariano y Omar, permanecerán unidos contra viento y marea, y puede haber diferencias, pero nunca una pelea o un divorcio”, dicen.

La interna de JSRN está en su peor momento. Aunque Weretilneck salió, por primera vez, a hablar del tema con la pretensión de bajarle el tono. La semana arrancó con la renuncia de Ayestaran a Lotería, un soldado de Pesatti que da un paso al costado por la misma razón que lo hizo el Fiscal de Estado hace un mes: la nueva concesión del Casino de Bariloche, un tema que manejó en soledad la gobernadora. Con Pedro está todo mal y el intendente de Viedma no pierde oportunidad de pasar factura por haberla elegido a ella y no confiar en él para suceder a Weretilneck. Ayer, un twitt de Pesatti volvió a dejar expuesta a Carreras en torno a la vuelta del turismo y la situación epidemiológica, y el lobby de la gobernadora con los empresarios. Otro capítulo de la interna es el escándalo de los 3 millones que llevaba en la camioneta oficial Verónica Olea, nombrada en Energía por Carreras y esposa del puntero más pesado y eficiente de Weretilneck en Bariloche. Se habla de una batida y relacionan a la secretaria de Energía Andrea Confini, muy (muy) cercana a Weretilneck.

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Chimentos

No se permiten comentarios