River ganó otra Copa con un triunfo inapelable

River coronó un gran año futbolístico ganando la Copa Argentina, al vencer por 3 a 0 a Central Córdoba, en Mendoza. Un gran año no tanto por los resultados y torneos -no consiguió la Libertadores- sino por un nivel de juego excelente, continuo, sostenible, sólido. Mérito de jugadores y de ese técnico que se llama Marcelo Gallardo.

Con el triunfo y la Copa, logró además la clasificación directa a la fase de grupos de la próxima Copa Libertadores. Los goles de la noche del viernes 13 fueron obra de Ignacio Scocco (30m PT), Ignacio Fernández (22m ST) y Julián Álvarez (26m ST). Fueron obra, realmente, porque cada uno fue la coronación de una gran jugada.

Nacho Fernández, Nacho Scocco, Enzo Pérez, fueron los tres pilares del juego riverplatense. Con muy buena prestación del resto de los jugadores: nadie desentonó en un partido en el que Central Córdoba puso lo suyo para jugar su chance. Quizás la historia hubiera sido otra si Armani no hubiera tapado aquel mano a mano que tapó con el partido cero a cero. Quizás. Pero aunque las especulaciones que se pueden tejer son infinitas, lo que vale es lo que realmente pasó, un partido en el que River, apenas consiguió la ventaja, demostró ser el mejor de los dos.

Indiscutible el mérito, la Copa, la clasificación a la fase de grupos en la Libertadores próxima. Le queda todavía al equipo de Gallardo la posibilidad de ganar un partido pendiente y seguir prendido entre los de arriba en la Súper Liga. Hay mucho para esperar del equipo del Muñeco, que en Mendoza despidió a uno de sus baluartes en el medio campo, Exequiel Palacios, quien se va a jugar al fútbol alemán.

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Deportes

No se permiten comentarios