River ganó la copa de una final épica, inigualable

La final más larga del mundo, la que parecía infinita, terminó. Ganó River, por 3 a 1 en el alargue. Fueron necesarios 210 minutos de fútbol para que los dos gigantes del fútbol argentino encontraran un desequilibrio.

Una final a toda orquesta, con una emoción impresionante al final, con un fútbol desquiciado, con Boca jugando sin arquero (Andrada fue jugador de campo en esos minutos finales), con una pelota estrellada en el palo cuando iban 2 a 1, cuando Boca todavía estaba al alcance del empate.

Boca empezó ganando en el primer tiempo, con gol de Darío Benedetto, y River lo empató con gol de Pratto. Los 90 minutos del tiempo habitual se fueron en esa paridad que parecía irrompible. Hasta que el colombiano Barrios fue expulsado por doble amonestación con amarilla. Boca quedó con 10 y sin un jugador clave en el medio.

Sin embargo, el factor que desequilibró, más que la cantidad de jugadores de uno y otro, fue un jugador, también colombiano, pero de River: Quinteros. Cuando él ingresó se notó la diferencia, River encontró más ideas para penetrar la defensa de Boca. Y fue Quinteros, precisamente, el que clavó el segundo, con un zurdazo inapelable que entró en el ángulo izquierdo, arriba, del arco defendido por Andrada.

Después, fue todo épico. Boca tiraba la pelota al área, donde estaba Izquierdoz al lado de Abila, y el arquero Andrada se fue a jugar también al campo, buscando algún cabezazo, algo que pudiera pasar para encontrar el empate. Allí Boca estrelló una pelota en el palo derecho de Armani. Fue la admisión de la derrota: si no había entrado esa, ya no había heroísmo posible.

Y así fue. Un rechazo lo dejó solo a Pity Martínez, para que hiciera la corrida más feliz de su vida. Corrió medio campo y empujó la pelota al arco vacío. Era el 3 a 1, la prueba de que el partido no sería infinito.

River es el campeón de la Copa Libertadores más disputada y singular de la historia. River amargó a Boca, lo sumió en la desazón más profunda. River festeja, con razón y argumentos, esta gran copa que tanto dio que hablar, y que quedará en un lugar destacado de la vitrina de dos siglos de fútbol argentino.

 

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Deportes

No se permiten comentarios