Estatales Neuquén: habría acuerdo con tres gremios (falta uno)

En medio del fragor de la pelea por conseguir algo de previsibilidad, el gobierno de Omar Gutiérrez tiene virtualmente cerrado ya el acuerdo salarial de la coyuntura con tres gremios del Estado: ATE, UPCN y Viales. Se dice que, más allá de los discursos, las poses y demás actitudes propias de la tradición, ya está “comprada”, por distintas razones -cada quién sabe lo que saca además como ventaja para sí- la propuesta que hizo Guillermo Pons, el ministro de Economía más protagónico que ha tenido hasta ahora un gobernador que es, a la vez, titular de esa cartera.

El dilema, relativo, es ATEN, el gremio de los maestros. Desde el gobierno se reconoce que “hay voluntad” para llegar, también, a un acuerdo. Y se machaca con el concepto de que “las clases tienen que empezar, sí o sí”. Este último concepto, traducido a la realidad política concreta, indicaría que, más allá de llegar o no este viernes a un acuerdo salarial, con alguna leve mejora a lo planteado en su momento, no depende de esto el hecho de que comiencen las clases presenciales en Neuquén.

Si esto es un deseo más que una realidad, o no, se verá este fin de semana, con el pasar de las asambleas del gremio. Esto presenta una singularidad con trasfondo estratégico: las asambleas son virtuales. ¿Beneficia este mecanismo al oficialismo o a la oposición, en el sindicato? Algunos dicen que Guagliardo se asegura mayoría más fácilmente que en los agitados y multitudinarios encuentros “presenciales”. Otros dicen lo contrario. No está muy claro, pero sí asoma la persistente actitud de la conducción del gremio de no sacar las patas del todo del plato, sino, en todo caso, caminar con extremo equilibrio por los bordes.

Como sea, el gobierno neuquino se anima hasta ese 10-12 por ciento que presentó en sus propuestas, más algunas sumas fijas, y otro tipo de compensaciones ante el “esfuerzo” de los dirigentes sindicales. Las finanzas todavía nadan en el océano de las incertidumbres, aunque haya habido récord de producción petrolera en enero en Vaca Muerta. Es que la recomposición no será instantánea, ni siquiera rápida. Y, lo que está en juego, es mucho, mucho más que sostener las buenas relaciones.

Rubén Boggi

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Economía

No se permiten comentarios