Tras el tercer accidente fatal en un pozo petrolero, lanzan un paro

Un nuevo accidente ocurrió en un yacimiento petrolero, que dejó como saldo la muerte de un operario. Es el tercer incidente grave que se registra en un pozo en los últimos tres meses.

En esta oportunidad el hecho ocurrió en el yacimiento Médano de la Mora, en la zona rural de Añelo, alrededor de las once y media de la noche del jueves (16/08) cuando el operario Miguel Angel Hernández Chocola, de 34 años, fue golpeado por la pesada herramienta con la que trabajaba.

Motivado por esta nueva muerte ocurrida en un pozo petrolero en tres meses, el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa lanzó un paro de actividades de 8 horas a partir de las 12 y hasta las 20 de hoy sin afectación de producción.

Según el gremio que lidera Guillermo Pereyra, la medida se resolvió tras la muerte de un operario y los continuos accidentes con heridos graves ocurridos en las últimas semanas.

Pereyra, denunció que “los trabajadores son perseguidos y apretados por las empresas para que renuncien y así poder reducir servicios. Y los que quedan en las operaciones son recargados”.

“No están dadas las condiciones psicológicas para trabajar por la inestabilidad que genera la situación. Los compañeros se desconcentran y estamos hablando de una actividad de alto riesgo”, agregó.

“El compañero fallecido, que es el segundo en el último mes, llevaba 9 días en el campo, demasiado tiempo cuando lo lógico sería que no supere los 4 días en su rotación”, explicó Pereyra

Hernández Chocola pertenecía a la empresa Vidal, prestataria de servicios para la petrolera Nabors.
Se supo, por información proporcionada por la Policía que intervino, que el operario se encontraba trabajando en la torre del equipo, a 9 metros de altura, haciendo reparaciones de una marroqueadora, y que las gravísimas lesiones las recibió cuando se cortó una eslinga de hierro y cayó sobre su cuerpo, provocándole aplastamiento.

Hernández Chocola fue llevado de urgencia en ambulancia hasta el hospital de Añelo pero murió poco después de la una y media de la madrugada.

Tras el incidente se paralizó la actividad a la espera de la finalización de las pericias policiales correspondientes.
Los hechos graves en pozos petroleros resurgieron en los últimos tres meses.

El 22 de mayo, una pesada roca cayó sobre un trabajador del petróleo en El Mangrullo, Cutral Co, provocándole la muerte de manea instantánea.

El segundo ocurrió cuando se prendió fuego una pileta en el yacimiento La Ribera, en Vaca Muerta, que provocó quemaduras a dos de los operarios que se encontraban allí. Uno de ellos, con más del 40 por ciento de su cuerpo quemado, murió tras varios días de internación en una clínica de Neuquén capital.

Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios