El viento los amontona: borrachos y pendencieros

El viento los amontona: borrachos y pendencieros

En un operativo policial que se realizó durante la madrugada de este domingo, efectivos de la policía de Neuquén tuvieron que lidiarla contra un violento que tiene cuentas pendientes con la Justicia, un borracho y una pendenciera que estaban todos juntos, como una bolsa de gatos. Los tres terminaron demorados.

Desde la Policía se informó que el episodio tuvo lugar mientras los efectivos realizaban patrullajes preventivos para evitar que se generen disturbios en los horarios de cierre de boliches. En eso estaban cuando divisaron un Chevrolet Sonic de color blanco con capot negro, que circulaba sin luces encendida por Avenida Argentina, en la ciudad capital.

El auto avanzaba en forma zigzagueante y cuando le dieron la voz de alto con señales sonoras y lumínicas, el conductor continuó su marcha y lo interceptaron en Olascoaga y Sarmiento. Los efectivos contaron que tal era la borrachera del que manejaba, que prácticamente no podía mantenerse en pie. Según se dijo, tenía 1.12 de alcohol en sangre.

Fue ahí cuando se acercó una doña de 22 años que, plena de ira y sin mediar palabras, comenzó a lanzar insultos y amenazas contra los policías, despojada de cualquier atisbo de educación.

Posteriormente confirmaron que el otro ocupante del auto, un sujeto de 36 años tenía cuatro pedidos de captura vigente, a solicitud de tribunal oral criminal federal de General Roca por Infracción Ley 23737, lesiones graves, privación ilegítima de la libertad, violación de domicilio agravada por violencia de género y por presunto encubrimiento.

Te puede interesar
Últimas noticias