De nuevo a pata, como en los tiempos de Indalo

De nuevo a pata, como en los tiempos de Indalo

Un paro de choferes del sistema de colectivos COLE volvió a convertir en peatones a los usuarios de la ciudad de Neuquén, muchos de los cuales recordaron los tiempos (recientes) de la ex Indalo y su frondoso catálogo de incumplimientos.

Las protestas comenzaron en la base de Cipolletti (Río Negro) donde choferes despedidos realizan una medida de fuerza e impiden la salida de las unidades hacia la capital neuquina. La protesta no cuenta con el respaldo de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), gremio que nuclea a los trabajadores del sector.

El conflicto mutó en corte a las 4 de la mañana de este lunes, y se debe a un conjunto de "despidos injustificados" (entre 35 y 40 trabajadores, del área técnica y choferes) que se dieron en el último tiempo. Jorge Gabriel Mellado, uno de los despedidos, señaló al móvil de la AM550 que la medida sería por "tiempo indeterminado", pero sostuvo que esperan un contacto empresarial lo antes posible para poder resolver el conflicto.

Este bloqueo se encuentra en el predio donde tiene las unidades la empresa Vía Bariloche y abarca a los colectivos pertenecientes a COLE. En estos momentos, los trabajadores se encuentran en asamblea para definir cómo continúa la manifestación. Asimismo, hubo una "contraprotesta" para levantar el bloqueo y el conflicto escaló en tensiones.

Gabriel Ceballos, secretario gremial de UTA Neuquén, comentó que el corte fue una decisión "unilateral" y aclaró que el gremio no avala la medida de fuerza. Manifestó que dentro del área técnica hubo despidos, pero bajo el artículo 245 de le Ley de Contrato de Trabajo (bajo indemnización) y que porcentualmente no se pueden considerar "masivos". 

Te puede interesar
Últimas noticias