La neuquina Lucila Crexell se suma al interbloque opuesto a los K

MPN de origen, por ese partido llegó por primera vez al Senado. Se quedó después de competir junto a Horacio Quiroga en las elecciones de 2019: Quiroga murió, y ella ganó la batalla judicial contra Pablo Cervi. Ahora, Lucila Crexell, ocupante de un «monobloque» en el Senado, decidió integrarse, conservando su independencia (su bien, quizá, más preciado) al interbloque propiciado y armado desde Juntos por el Cambio, con el objetivo de conducir una cámara que estuvo 38 años en manos del peronismo, y que sigue presidiendo Cristina Kirchner, ya sin quórum propio y con fuerzas muy reducidas.

Además de Crexell, se sumó este jueves al interbloque el mendocino Alfredo Cornejo. Las bancas que incorpora la oposición al kirchnerismo son suficientes como para marcar un cambio político importante, que fue anticipado por las elecciones PASO y las generales del 14 de noviembre.

Para el caso de Neuquén, es interesante la representación que tiene en el Senado. Dos legisladoras vienen del MPN, y están en bancadas separadas y enfrentadas: la ya nombrada Crexell, y Silvia Sapag, quien asumió en su momento formando parte del Frente de Todos, y se mantiene firme en ese sector, junto a Oscar Parrilli, el ex secretario general de la Presidencia y ex Secretaría de Inteligencia, uno de los baluartes en el Instituto Patria y ladero incondicional de la actual vicepresidenta.

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios