Gutiérrez instala tempranamente las elecciones para conducir al MPN

De pronto, la cuestión electoral interna se ha puesto en el tapete en el MPN. No sorprende que esté ahí, sí llama la atención la evidente intención de sus actuales autoridades para que quede de manifiesta mediáticamente su importancia. El propio gobernador, y presidente del partido, Omar Gutiérrez, hizo alusión directa este lunes, después de un fin de semana en el que los periodistas políticos le dedicaran generosos espacios al tema. Gutiérrez advirtió (¿ante quién? pues, se dijo, en respuesta a declaraciones del actual diputado nacional electo, Rolando Figueroa) que «no se puede proscribir ni a uno de los 100 mil afiliados que tiene el MPN».

«Será el voto y la participación de la militancia los que decidan, tal como ha sido en la historia de nuestro partido, que es ejemplo de democracia en la provincia y el país», enfatizó, para después señalar su negativa a un presunto «acuerdo de cúpulas» que alguien estaría fraguando. «Como lo hemos demostrado, le decimos no a acuerdo de cúpulas, sí a más democracia intenta partidaria», dijo.

El MPN renovará sus autoridades el año próximo. Todavía no tiene fecha esa elección, que precederá a la inevitable interna para seleccionar candidatos electivos para los comicios de 2023. Primero, el partido provincial elegirá a su presidente, a la junta de Gobierno y a los integrantes de la Convención. No será por «acuerdo de cúpulas»… es decir, por una negociación, sino por el voto de los afiliados.

«No se puede cambiar de opinión según tu propia necesidad poniéndola por delante de la participación y decisión de la gente», sostuvo Gutiérrez . Dijo además que «nadie puede arrogarse la facultad autoritaria de decir qué se puede o no se puede, atado a su interés egoísta coyuntural, porque eso es sinónimo de autoritarismo».

Lanzó también esto: «¿En 2014 estaba bien y ahora no?” “¡Hay que ser coherente!», según comunicó su oficina de prensa.

Como si hiciera realmente falta, recordó que «hay distintas líneas de pensamiento que tendrán la posibilidad de trabajar y expresar la voluntad de la militancia del MPN; la lista Azul que integro es una línea de trabajo y militancia coherente que no cambia de criterio u opinión según la necesidad del momento coyuntural».

La estrategia, pues, parece ser la de no perder un segundo más de tiempo: renovación de Gabinete, llamado a los ministros a que sean militantes apasionados de la causa por más MPN desde el 2023; y parada técnica necesaria para establecer con claridad las reglas del juego para la elección del próximo candidato. Hay, por lo que se ve, dos en pugna. Uno, el oficialista, es Marcos Koopmann. El otro, el «rebelde», es Rolando Figueroa. Pero esa disputa no se jugará en lo inmediato, aunque sí se juegue a la estrategia. Primero se buscará tentar a un «adelanto» en las elecciones para autoridades.

Es más una partida de Go que de Ajedrez. El MPN lo ha hecho antes. Esta vez, con Vaca Muerta en el horizonte inmediato, la batalla puede ser apoteótica.

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Editorial

No se permiten comentarios