El MPN encara su proceso electoral unido: quiere al menos dos bancas

El Movimiento Popular Neuquino (MPN) proclamó este martes sus candidatos al Congreso, que en el caso de Neuquén, corresponde a bancas (3) en la Cámara de Diputados. La ocasión sentó a la misma mesa a Rolando Figueroa (candidato en primer lugar), Luciana Ortiz Luna (2da) y Osvaldo Llancafilo (3ero) con el presidente partidario y gobernador de la provincia, Omar Gutiérrez. La composición de esa mesa no podía imaginarse hace un año. En política, y en particular en el MPN, todo es posible.

El partido provincial encarará así el tramo de campaña, en principio con parada capitalina el 24 de octubre, y destino final en la gran estación del 14 de noviembre. Apunta alto; sabe que la obtención de dos de las tres bancas es posible, porque en las PASO pudo doblar en votos al segundo. El planteo del MPN ha pasado a ser ambicioso, y la inevitable catarsis que implicó el resultado del 12 de septiembre ya se hizo. No puede hablarse de una unidad cariñosa, pero sí de objetivos comunes. Lo que ocurra rumbo al 2023 es apartado, por ahora, del discurso y de la práctica coyuntural. Después de noviembre, eso sí, comenzará otra carrera, y es posible que compita más de una escudería.

La primera digestión ya se ha hecho, y la importancia de los sucesos argentinos es suficiente como para obligar al MPN a una extrema prudencia en sus posiciones y apariciones públicas. El abanico de posibilidades partidarias se ha enriquecido con el retorno de Figueroa a las lides grandes. Esto será aprovechado, incluso por los propios enemigos internos del ex vicegobernador y actual candidato a diputado nacional.

Etiquetas del artículo:
· · · ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios