Intensidad de gestión, una definición tajante del gobierno neuquino

Hay que retomar la intensidad de la gestión, se afirma en estas horas en el gobierno de Omar Gutiérrez. El gobernador está desde ayer en Buenos Aires, con una agenda cargada, que tendrá como punto más relevante el encuentro en el museo del Bicentenario, mañana, cuando a las 11,30 se presente el proyecto de la Ley Petrolera, una iniciativa que en su momento levantó polvareda, y que se encaminó después en la senda de acuerdos que persiguen el objetivo (común) de incrementar seriamente la producción de hidrocarburos.

Gutiérrez, acompañado por las ministras Cristina Storioni y Sofía Sanucci, estuvo reunido este martes con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien lo recibió en su despacho. Allí se acordó que habrá para Neuquén una «extra» de más de 5 mil notebooks por encima de las ya acordadas, computadoras que irán directamente a establecimientos de educación rural en la provincia.

La consigna de «recuperar rápidamente la intensidad en la gestión» -tras el período de campaña electoral y las ocupaciones netamente políticas- empezó de esta manera a ser una realidad concreta, más que una declamación; y, además, parte de un mensaje a toda la planta política del Estado. Habrá exigencia redoblada, según parece, en la administración del Estado neuquino.

En ese contexto, la valoración de las PASO y del rol en ellas del MPN, que se hace en el gobierno, es de ponderación del triunfo partidario, por un lado, de la «moderación» de la disputa, que no desbordó los cauces en ningún momento, y de la intención manifiesta de desarrollar un proceso de firme unidad para las próximas contiendas electorales.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios