Confesiones de otoño

Santiago Cafiero es el jefe del Gabinete, y portavoz calificado del Ejecutivo que conduce, al menos desde la formalidad, el presidente Alberto Fernández. En las últimas horas produjo dos hechos políticos relevantes: dijo que la oposición no ha colaborado para nada con la lucha contra el coronavirus; y le atribuyó como objetivo principal el de pretender ganar las elecciones.

En Neuquén pasa algo parecido, aunque pasado por el tamiz del MPN. El partido provincial tiene una “oposición”, y es intencional el uso del verbo “tener”, porque es más una pertenencia propia y necesaria que un ejercicio real de alternancia; y, esa oposición, centraliza de manera inevitable las críticas por el alarmante estado de la pandemia sobre el Ejecutivo que conduce Omar Gutiérrez.

Nadie habla de las elecciones cuando se está ante un tremendo escenario, con hospitales sin capacidad de recepción (ahora sí, se agotaron las localidades), con rebeldía renovada de comerciantes que se niegan a recibir los sagrados óleos antes de morir, con escuelas abiertas pour la galerie. Pero los candidatos empiezan a asomar sin mayores velos que cubran sus fachadas: Guagliardo, Domínguez, Zúñiga, Márquez, Escobar, López… los apellidos hacen su trabajo en las redes sociales, que son los nuevos muros a ser pintados, sin ensuciar ni perjudicar el ambiente físico.

Son confesiones de otoño de una política que, hasta que no pase algo verdaderamente ejemplar de parte de la ciudadanía, admite, sin decirlo, que ante la pandemia ya no tiene más nada que hacer, salvo esperar que lluevan vacunas gracias a la bondad del mundo, fortificando en la espera la acción represiva del Estado, para que no cunda la anarquía y se desobedezcan las frustrantes restricciones.

Las elecciones son el objetivo, no hay duda. Aunque parezca una crueldad, es así: según como vaya la segunda ola, y cuántas víctimas se cobre, algunos tendrán más chances que otros.

Porque Argentina es un país en el que, más que entender lo que se dice, hay que entender lo que está oculto detrás de lo que se dice.

Rubén Boggi

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Editorial

No se permiten comentarios