Condenan al Estado en el caso del femicida policía

Fue allá por 2008 cuando un cabo de la Policía de Río Negro asesinó a su pareja con su arma reglamentaria y acto seguido se suicidó. El femicidio, perpetrado en una de las localidades del Alto Valle, dejó a dos adolescentes sin su madre, lo que obviamente les generó múltiples padecimientos.

El expediente dio vueltas por la Justicia rionegrina y, hace apenas unos pocos días, la Cámara Civil de Apelaciones de Roca confirmó la sentencia de primera instancia y ordenó que las hijas sean indemnizadas, tanto por el daño moral como por la pérdida de chance. La condena al Estado se argumentó en la responsabilidad que le corresponde por haberle otorgado el arma -léase la pistola reglamentaria- al femicida.

La aptitud, capacitación y capacidad de aquellos a los que el Estado les confía un arma para que protejan a la sociedad es un tema recurrente, toda vez que un uniformado cae en el delito en lugar de combatirlo.

Fuentes judiciales contaron que la demanda civil recién pudo iniciarse  después de cerrada la causa penal y cuando una de las hijas ya era mayor de edad. Su hermana menor, en tanto, ingresó al proceso civil representada por su padre.

En su apelación, la Provincia intentó gambetear su responsabilidad con el argumento de que el femicida “no actuó en ejercicio de sus funciones, sino que se trató de un acto propio de su vida privada”. Contra ello las hijas -en rigor, sus abogados- respondieron “que es responsabilidad del Estado provincial la selección de personas con los componentes psíquicos aptos”.

En otro punto de la apelación, el Estado Provincial pidió que se reduzca la indemnización de un millón de pesos a cada hija en concepto de daño moral, por considerarla “exorbitante”, pero ninguno de los planteos encontró eco en la Cámara Civil, que confirmó la sentencia en casi todos sus alcances.

La Cámara rechazó cualquier reducción debido a que las hermanas fueron “testigos del asesinato de su madre, porque estaban en el hogar cuando ocurrió, escucharon las detonaciones y en los instantes siguientes presenciaron el cruento e inminente desenlace recién producido, con el inconmensurable impacto en los sentimientos”.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios