El conflicto entró en el canal institucional legislativo, con un proyecto de la oposición al MPN

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio coincidieron en la necesidad de crear un fondo legislativo para salud. La protesta de autoconvocados, de esta manera, entró en el canal institucional de la política. Algo que el propio MPN quería, y, de hecho, estaba preparando con su propio proyecto.

Diputados de ambos bloques lo hicieron luego de que el gobierno de Omar Gutiérrez implementara el congelamiento de los sueldos de su planta política superior (de subsecretarios para arriba) y después de que la bancada del MPN (y la diputada Ricomini, y el legislador Mariano Mansilla) renunciara al aumento del 30%.

Ese aumento había conseguido que los sueldos de los legisladores superaran los 250 mil pesos, según había explicado el diputado de Izquierda, Andrés Blanco. En cash, la suba que ya percibieron es de unos 70 mil pesos. Es un aumento automático: no lo votaron los diputados.

Ahora y según se adelantó en un comunicado que difundió la diputada Soledad Martínez (FdT) “ante las acciones demagógicas y marketineras de sectores de la dirigencia provincial entendemos que es imperativo un planteo responsable”, dijeron para agregar que “la extraordinaria situación sanitaria generada tanto por la pandemia como por los desaciertos y mala administración del Ejecutivo Provincial, exige un esfuerzo colectivo que contribuya a paliar la emergencia”.

En consecuencia anunciaron la presentación de “un proyecto de ley para crear un fondo de contingencia con el dinero del aumento de los legisladores dispuesto por la Legislatura en el mes de abril, y que sea destinado al sistema de salud”.

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios