Siguen sin acordar, y ahora llaman directamente a «paralizar Vaca Muerta»

A las 23 de una noche tensa, bajo un cielo claro que no presagiaba tormentas, se dio a conocer que tras unas cinco horas de negociación el gobierno no había entregado ninguna propuesta salarial nueva durante la mediación judicial controlada por el fiscal José Gerez; y que se había limitado, en síntesis, a exigir el levantamiento del corte de rutas.

El encuentro, no obstante, no terminó, sino que pasó a un cuarto intermedio. El gobierno reafirmó que el diálogo “seguirá abierto”. Pero, al mismo tiempo, los autoconvocados reafirmaron que aumentarán el protagonismo de los cortes de ruta, y enfocaron Añelo como el punto central del conflicto, definiendo una consigna inquietante: paralizar Vaca Muerta para lograr el presupuesto requerido, según ellos,  para los hospitales.

“Tuvimos cinco horas y el gobierno no tiene ninguna propuesta salarial. Quieren que levantemos los cortes de ruta. Nosotros llamamos a reforzar los piquetes: llamamos a paralizar Vaca Muerta”, informó una de las delegadas al salir a la explanada y enfrentar la multitud que esperaba el resultado del encuentro en la Ciudad Judicial.

“Se van a encontrar con una sorpresa, piensan que no vamos a aguantar, pero no piensan que nosotros nos aguantamos un año de pandemia en el que se nos murieron compañeros. A ellos les interesa solo Vaca Muerta, a nosotros, la salud pública”, dijo, entre vítores y el sonido de bombos y tamboriles.

Ya con más calma, se destacó que le dijeron a la ministra (Andrea Peve) que hace falta tomar “una decisión política” para asignar un presupuesto a la salud pública que “garantice a la población una atención de calidad” en medio de la pandemia. “El gobierno subestima la fuerza de la población de Neuquén”, se aseguró.

Negociación durísima

Es durísima la negociación en la mediación judicial que atiende las diferencias entre gobierno y autoconvocados de Salud. La reunión empezó tarde, porque las ministras Vanina Merlo y Andrea Peve llegaron después de las 18,30, cuando el encuentro se había programado para las 17. Las posiciones se mantenían en una puja por levantar los cortes y después hablar de salarios, o hablar de salarios con los cortes en marcha.

Los bloqueos de ruta se mantenían en este contexto. En Picún Leufú se habían reforzado con ciudadanos que decidieron expresar su respaldo a la protesta. Hubo un corte de taxistas de Centenario, en solidaridad. Se llamó desde la CTA autónoma a un paro nacional para el jueves. La masa de respaldo se consolidaba y afirmaba, pese a los esfuerzos oficiales por desacreditar esos aportes.

Pasaron otras cosas esta tarde. Por ejemplo, desde Siprosapune, el sindicato de profesionales de la Salud, se afirmó que la convocatoria había sido mediática, no real, y que ellos no habían participado. Dijeron que se hicieron presentes para participar y les dijeron que “no estaban en la lista de convocados”. A cambio, se les dijo que la convocatoria sería “para los próximos días”.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios