La mediación judicial comenzó, los cortes de ruta siguen, y el final es incierto

La audiencia de mediación que fue convocada, para buscar una salida al grave conflicto que bloqueó rutas y puentes en la región, por el fiscal general José Gerez, para que empezara un diálogo formal entre los «autoconvocados» de los hospitales y representantes del gobierno de Omar Gutiérrez, se puso en marcha recién pasadas las 21,30 del sábado, después de superar algunos primeros escarceos entre las partes.

No será fácil llegar este mismo sábado a un acuerdo. Los autoconvocados esperaban que entraran a la reunión los elegidos en asamblea como representantes. Los delegados eran nombrados ahí mismo, en la entrada a la ciudad judicial y pocos minutos antes de la reunión. La posición era que podría llegarse a algo si los representantes del gobierno «tienen capacidad de decidir y sacar una moción concreta», algo que se prevé difícil, por no decir imposible.

De entrada fue difícil la negociación. Hubo una puja por la cantidad de representantes que participaría de la reunión. Después, los cortes de ruta que se habían levantado «en señal de buena voluntad», volvieron a concretarse. Esa presión no cayó bien en el gobierno. No obstante, el encuentro comenzó, conducido por el jefe de los fiscales, José Gerez. 

Las ministras Andrea Peve y Vanina Merlo pusieron como condición para avanzar en la negociación, y empezar a hablar de las demandas concretas, que se levantaran los cortes de ruta. «Nosotros no vamos a acceder a eso», se dijo del lado de los autoconvocados, «a no ser que haya una propuesta concreta que podamos llevar a las asambleas».

«Nos están dilatando, hace 40 días que venimos luchando», dijeron los voceros de los protestantes, al dar las gracias a «los que nos hacen el aguante desde acá afuera».

Una negociación difícil

De la reunión participaron por el gobierno las ministras Andrea Peve y Vanina Merlo. Las ministras se sentaron a las 19 en punto en las oficinas del Poder Judicial. Pero eran las 21 y la reunión no había comenzado. 

Las ministras Merlo y Peve, esperando.

El comienzo estaba trabado, según trascendió, porque se pretendía el ingreso de «entre 20 y 30 delegados» de los autoconvocados. La cantidad no era aceptada por el mediador, es decir, el fiscal Gerez. Pero los manifestantes tampoco acordaban, y la situación así se prolongaba en el tiempo.

El tema llegó afuera, y se informó que «las ministras» estaban esperando a «ver si hablaban o no con los 20 delegados», según comunicó una de las voceras. Al rato, uno de los representantes informó que la reunión «acaba de comenzar». Esto fue aproximadamente a las 21,30. El acuerdo, según el vocero de los autoconvocados, fue que participaran de la reunión 20 delegados, pero que solo cinco iban a tener uso de la palabra.https://www.youtube.com/embed/bcSTc4pLkAg?feature=oembed

Un principio accidentado

El contexto era de presión. No todos los cortes de ruta se levantaron. Había corte otra vez en Piedra del Águila, y en Añelo se había vuelto a cortar. También en Zapala. Estos cortes estaban vigentes a la hora de la reunión de mediación.

Había también representantes de la cerámica Fasinpat entre los presentes. Los ceramistas aseguran que el corte de energía eléctrica que sufrió la planta industrial fue «una medida de presión porque estamos con los autoconvocados», aplicada, en este caso, por el EPEN.

La espera fue larga, y el ingreso de los delegados para asistir a la reunión comenzó a las 19,30. Ahí se registró el primer inconveniente: no permitieron el ingreso de todos los delegados. Hubo empujones con los policías y se marcó el primer momento de fuerte tensión y enojo entre los manifestantes. 

La espera frente a las puertas de la Ciudad Judicial.
Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios