Comenzaron las clases, con una pelea miserable por plata que administra el Estado

Comenzaron las clases, este miércoles 3 de marzo. Después de un año de pandemia y de virtualidad, un año en el que se pretendió que había educación pública, sin que en realidad la hubiera. Ahora, se libra otra batalla: una vez más, el mordisco sobre la renta del Estado.

El Estado está obligado a garantizar la educación. El gremio de los docentes no siente esa obligación. Antepone la defensa de sus afiliados a esa obligación. Las clases empezaron así con una puja que repercute en cada familia, con independencia de sus posiciones políticas o sectoriales.

Este miércoles, muchas familias lograron llevar a sus hijos a la escuela. Algunos, por primera vez en el nivel primario. Otros se quedaron sin esa alegría. La preocupación sigue. La pelea por el dinero del Estado queda más allá de lo que las personas de a pie pueden conseguir, pueden influir. Es una pelea dentro del palacio, mientras el pueblo circula por las calles aledañas.

El gobierno de Omar Gutiérrez salió a criticar con dureza al gremio ATEN. El gremio, inmutable, salió a las calles a gritar sus reclamos. Las dos posiciones dejan afuera a las mayorías populares. Pues, si no hay escuelas funcionando, todos pierden: pero, los que más pierden son los ciudadanos de a pie. Esos que circulan por afuera del palacio.

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios