El centro capitalino retornó al caos de las protestas

Este martes le tocó el turno a una singular marcha de Barrios de Pie, que se aglomeró, con mucha gente, en la zona del microcentro alrededor de la Casa de Gobierno. Las calles cortadas, el sonar de las bocinas y las bullangueras protestas por la situación social hacen olvidar la pandemia y su rigor sanitario, para bien o para mal.

La protesta de Barrios de Pie fue realmente original, porque se la denominó la «marcha de las palas». La agrupación reclama herramientas para hacer el trabajo que consigue -otorgado desde el Estado- para limpiar y mantener plazas y otros paseos públicos. Todo una concepción, una forma de ver la contención social en Neuquén.

Lo que ha pasado este martes por la mañana, es una muestra de algo que en realidad se va incrementando: por un lado, la protesta social originada en cuestiones explícitas del desastre económico; por el otro, el relajo progresivo del control sanitario, que es visible en actitudes sociales muy evidentes: fiestas, paseos públicos con gente sin barbijo, colectivos llenos, etc. Y las protestas callejeras, por supuesto.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios