Difícil momento neuquino, con buenas señales políticas pero con ola de contagios

Nada es fácil en Neuquén. El mismo día en que políticamente todo salió perfecto, con la presencia de dos ministros destacados, como Martín Guzmán (Economía) y Wado de Pedro (Interior), respaldando fuertemente el rol de la provincia en la reactivación de la economía, con Vaca Muerta, fue también una jornada de confirmación de que la peste sigue su marcha, con 645 contagiados y cinco muertos en 24 horas.

La lista de fallecimientos fue integrada por 1 persona de Neuquén capital, 1 persona de Centenario, 1 persona de Senillosa, 1 persona de El Huecú y 1 persona de San Martín de los Andes. Se trata de 3 mujeres y 2 varones, cuyas edades oscilan entre 44 y 81 años, según se informó oficialmente.

Desde el gobierno nacional, lo que en principio iba a ser un DNU restringiendo en todo el país la circulación por la madrugada, terminó siendo un decreto de «sugerencia» con una fórmula que cada provincia podrá usar para determinar si aplica o no, y de qué manera, esa restricción entre la medianoche y las 6 de la mañana de cada día.

El gobierno neuquino ya tenía decidido ampararse en el «toque de queda» sanitario nacional, con su «estado de alerta sanitario», y restringir la circulación y las reuniones entre las 0 y las 6 de la mañana. Pero los cambios políticos de última hora en el gobierno de Alberto Fernández, produjeron que la cautela antes de la definición se alargara. Los números estadísticos no fueron buenos al cabo del día, y en este fin de semana se producirán las definiciones más tajantes.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios