Desde el no moverse, hasta uno caído en desgracia: lo que se charla

La combinación entre la pandemia sanitaria y la económica golpean fuerte en Neuquén. La mayoría de los temas mediáticos atravesaron esas dos circunstancias, que algunos entienden como una sola cuestión. Veamos algunos de los chimentos que emergieron de este contexto complicado y con cierta dosis de histeria:

Las últimas medidas de restricción puestas en marcha por el gobierno neuquino provocaron distintas reacciones. La más cómica de estas tuvo que ver con un aval al Ejecutivo, que se difundió desde el bloque de diputados del MPN. Allí se afirmó, como prólogo a la enumeración de las medidas respaldadas, que “todos debemos ser responsables y dejar de movernos”. Haciendo un esfuerzo, se puede entender que se alude a la prohibición de circular en automóvil. Evidentemente, no andar en auto y permanecer, por ende, inmóvil, es algo que sucede en el mundo parlamentario. O te subís al auto, o te quedás quietito, quietito, para no contagiarte. Fuera de ese rasgo cómico, trascendió que el gobierno no avanzará, al menos por ahora, en un retroceso a “fase uno” por dos semanas, como se anduvo rumoreando, tal vez con alguna intención aviesa. Igual habrá bocinazo: está programado para el viernes, convocando desde las redes sociales.

La compañía de servicios petroleros, Geoservice, confirmó su retirada de la cuenca neuquina y del país. La empresa del grupo Schlumberger está en plena etapa de negociación con sus más de 600 empleados. Según lo que se comenta en el ambiente empresario neuquino, los más “top” habrían realizado sus trámites de retiro mucho antes que los operarios de “tropa”. Incluso a algunos se los habría premiado con el 100 % de la indemnización, y un plus similar por los servicios prestados. La negociación más dura estaría centrada en aquellos que aún no se acogieron al retiro voluntario. Las tratativas son arduas, y si no se llega a un acuerdo, en el mediano plazo, la situación sería judicializada, para beneplácito de los abogados.

ATE es un infierno. Así grafican la situación los integrantes de la comisión directiva que regentea el ex portero, Carlos Quintriquero. Sabido es que hace algunos meses el dirigente oriundo de Junín de los Andes, degradó ante sus propios “cumpas” al también artista del plumero y el escurridor, y secretario adjunto, Jorge Marillán. El dos fue ordenado al ostracismo más absoluto junto a toda su tropa. Lo cierto es que, hace una semana, el degradado retomó la iniciativa, y a principios de semana protagonizo una ruidosa protesta frente al acceso de la residencia del gobernador en la zona balnearia capitalina. El domingo, el hasta ahora único cacique estatal, Quintriqueo, había distribuido un comunicado de prensa con duros términos hacia el gobernador, Omar Gutiérrez. El texto recordaba compromisos asumidos sin concretar a la vez que advertía que de no ser escuchado habría lío. El divorcio de la pareja estatal se trasladó a la escena pública, y, desde el sector de Marillán, aseguran que “hoy vamos por el reclamo ante el gobierno, pero más adelante tenemos varios trapos sucios para mostrar”. Es de pensar que se referían al más famoso de los auxiliares de servicio. Primer capítulo de un culebrón con final abierto.

La cuarentena y el sexo también tienen sus secretos. Mientras los integrantes de la Asociación Hoteleros y Gastronómicos de Neuquén transpiran la gota gorda para convencer a las autoridades a que de una vez por todas les habiliten las actividades en el 100 por ciento de los alojamientos horizontales, esta semana desde Buenos Aires se supo que en la capital provincial hace varios meses hay habilitados más de 3 albergues transitorios. Las vinculaciones políticas, de uno de sus propietarios, habrían sido mucho más fuertes que la de los directivos de la sufrida asociación hotelera, y los resultados más que satisfactorios. Al parecer los “telos”, al menos en Neuquén, gozan de buena salud, y siempre mantuvieron sus discretas puertas abiertas.

La “desgraciada” situación de un calificado empresario de la construcción es la comidilla de muchas de las mesas gastronómicas en las que participan los hombres de negocios de la capital de Vaca Muerta. Ya es vox populi que el hombre habría caído en desgracia y no sería atendido con los mismos honores que supo tener durante los últimos 20 años. Como sucede cada vez que el poder político cambia de manos, los corrimientos también se manifiestan en todo el hemisferio denominado como el “círculo rojo”. Y precisamente el empresario supo ser protagonista de grandes gestas comerciales con altos rendimientos de ganancias, que habrían originado un efecto derrame considerable entre otros habitantes de aquel círculo rojo.  Las malas lenguas dicen que el hombre habría intentado mantener su lugar de privilegio, y habría sido desalojado del espacio ocupado por dos décadas ininterrumpidas. Otros, más ácidos, advierten que la cosa no habría quedado solo en ese detalle, y aseguran que en breve habría un anuncio del desembarco de una empresa que vendría a reemplazar el 100 por ciento de todos los negocios que hasta hace muy poco tiempo supo dominar el caído en desgracia.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Chimentos

No se permiten comentarios