Sánchez denunció al gobierno por la remoción de jueces

Francisco Sánchez, legislador nacional del Pro, denunció formalmente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos las maniobras del gobierno para intervenir en las investigaciones judiciales de corrupción durante los gobiernos de la vicepresidente (en ese momento, Presidente) Cristina Fernández.

La denuncia, realizada juntamente con el abogado Francisco Oneto, se da después de que el Senado, presidido por la propia Cristina Fernández, removiera a los jueces que investigan la corrupción K, Pablo Bertuzzi, Leoponldo Bruglia y Germán Castelli.

Sánchez expuso que hubo una «serie de acciones coordinadas por el Consejo de la Magistratura de La Nación, El Poder Ejecutivo Nacional, y el Senado de la Nación Argentina» para lograr remover a los jueces.

Además, denuncian que con este accionar se está vulnerando «el derecho a ser juzgado por jueces imparciales (art. 8.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos; precedente Reverón Trujillo)».

En este sentido, el diputado nacional del Pro, Francisco Sánchez, y el reconocido abogado Francisco Oneto solicitaron que la Comisión Interamericana:

  • «conmine al Estado Argentino a dejar sin efecto la remoción de los Jueces Bertuzzi, Bruglia, y Castelli».
  • «cese en el control de los traslados de Jueces legalmente puestos en sus cargos»
  • «que se conmine al Estado a que, en caso de considerar necesario remover a un Juez por los motivos que fuere que ocurra por las vías pertinentes a tales fines».

En la presentación se remarcan que, además del perjuicio directo de las acciones, «el daño es irreparable porque la existencia de jueces dependientes de los demás poderes del Estado conlleva, en definitiva, poner el destino, los derechos, la libertad y el patrimonio de los argentinos en manos del poder de turno, y potencia el riesgo de incurrir en un gobierno tiránico y despótico».

«Para asegurarse la impunidad por los delitos que han cometido contra la Argentina, y por los cuales están siendo juzgados, tenemos que tener la garantía de que la Justicia va a seguir funcionando lo más parecido a una justicia independiente. Si es coaccionada y presionada por otro poder del Estado no va a funcionar como corresponde y un país sin justicia, un Estado sin justicia, es un Estado en donde lo que predomina es el caos y lo que necesitamos para salir adelante es orden. Solamente de esa manera vamos a poder tener reglas de juego claras para crecer», sostuvo Sánchez.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios