De los hospitales a la policía, la pandemia y la crisis

La sociedad se agita entre el virus y las miserias sociales y políticas. Aquí, algunos apuntes de la realidad neuquina y regional, en sintonía con la agenda que se impone desde Buenos Aires. Veamos:

La diputada Lorena Parrilli (FdT) se quejó en la reunión legislativa de este miércoles, que no hay en cantidad alcohol en gel en el recinto y que es mentira que se mantenga la distancia de un metro, en la Legislatura neuquina. “Creo que tenemos que dar el ejemplo y mantener las sesiones de manera virtual, para poder funcionar, pero cuidándonos”, dijo. Carlos Coggiola, de la Democracia Cristiana, planteó que la posibilidad de concurrencia debe ser voluntaria, es decir, se contempla como presente a quienes deban hacerlo de manera remota, pero quienes puedan acudir, que tengan la libertad de participar. “Hay formas de dar el ejemplo, me parece que cumpliendo nuestro rol es una de ellas”, le respondió. La polémica se zanjó con la intervención del vicegobernador, Marcos Koopman, quien planteó que primero debía aprobarse un protocolo de funcionamiento, que asegure no sólo el criterio sanitario, sino, además, el funcionamiento técnico a la hora de las votaciones con la participación de todos, sea presencial como remota. Finalmente, fue aprobada esta moción a través de la Resolución, N°13324. La intención es que, en la próxima sesión de fines de mes, ya funcionaría esta nueva modalidad.

“El doctor Lammel activó el GPS”. Esa fue la lectura que se hizo puertas adentro del Hospital Castro Rendón, cuando su director, Adrián Lammel, al ser consultado por los periodistas por la situación de su personal y la cantidad de camas disponibles, afirmó: “estamos un poco cansados, pero está todo bien”. Las declaraciones cayeron muy mal, teniendo en cuenta que horas antes, el jefe de la guardia del Hospital Heller, tuvo que acudir a las cámaras de televisión para que las autoridades atiendan su reclamo de falta de médicos. “Entre tanta movida, Lammel activó el GPS para acercarse al ministerio de Salud. No hay que olvidar que mantiene muy buenas relaciones con su ex esposa, la ministra Andrea Peve”, comentaron en los pasillos del 5º piso, justo el que se montó para Terapia Intensiva Covid, y el más desgastado.

La Pandemia tiene a mal traer a las autoridades sanitarias y políticas de la provincia, pero también genera alteraciones en la convivencia diaria entre funcionarios y empleados del sector público. Los tironeos en el ámbito sanitario no son nuevos. Una historia de desencuentros de años que eclosiona en el momento de mayor gravedad del combate contra el Coronavirus. Lo mismo estaría ocurriendo en la fuerza policial provincial. Agentes, suboficiales y oficiales de entre 20 y 35 años serían los que no bajan sus banderas de reclamos. La situación ha pasado inadvertida por el conjunto de la sociedad, pero la realidad indica que los reclamos de mejoras salariales y mayor inversión en equipamiento son tema corriente entre los camaradas. La visualización de los reclamos del personal de las policías de las provincias del NOA, Santa Fe y provincia de Buenos Aires, sirvieron de termómetro interno. Incluso las demandas serían compartidas con integrantes de la policía rionegrina. “Estamos sufriendo presiones para que bajemos los decibeles de nuestros reclamos”, indicó esta mañana un oficial con ascendencia en la tropa. “Las protestas de los camaradas de la bonaerense le puso los pelos de punta a más de uno del gobierno neuquino y nos están apretando fiero”, indicó. Hasta el momento hay negociaciones y el compromiso es no salir a la calle. “Salvo que la plata no aparezca”, concluyó el emisario off the record.

El MPN está en crisis. Así de tajante fue la conclusión de un viejo dirigente que observa la política desde lejos. “Usted esté atento y comience a mirar los movimientos de rebeldía que surgirán desde el interior”, señaló. Cuando se le recordó que el peso territorial del partido provincial, hoy, pasaba por Neuquén Capital; el observador lanzó una carcajada y dijo “no amigo, en el MPN, la cosa es al revés”. “usted puede tener mucho peso territorial por los votos obtenidos en la última elección, pero si no tiene un conductor político natural, nada de eso le será suficiente. Lo que se está exigiendo, en silencio, es que aparezca un líder. Alguien que sepa reencauzar las aguas y ayudar a calmar el dolor de muchísimos heridos”, señaló, mientras encendía su tercer cigarrillo de tabaco negro. “Nuestro partido fue así siempre. Los liderazgos te los otorga y te los quitan los afiliados sin mediar elecciones internas. Son conducciones naturales que surgen del ánimo de la gente y siempre los ruidos vinieron del Neuquén adentro”, apuntó. “Vaya tomando nota: Zapala, Las Lajas, Copahue, Chos Malal y San Martín de los Andes. Los vientos cordilleranos del sur, norte y centro ya traen consigo algo de barullo”. ¿Será así?

Puertas adentro de Juntos Somos Río Negro siempre calificaron a la gobernadora Carreras como la más peronista de Juntos. Incluso se lo escuchó afirmar esa frase al ex vicegobernador, Pedro Pesatti, reconocido peronista pero defensor del partido provincial. El encuentro con María Emilia Soria, peronista de prosapia, generó el momento de mayor tensión con el ex gobernador Weretilneck. Cuando las aguas parecían estar más calmas, la foto con el senador peronista, y dueño de la Cámpora rionegrina, Martin Doñate, a quien le agradeció la ayuda de Nación de 250 millones, volvió a calentar el ambiente. Algunos dirigentes cercanos a Alberto reconocieron que solo le faltó cantar la marcha, aunque la suele tararear cada vez más seguido…

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Chimentos

No se permiten comentarios