¿Por qué lo hacen equivocar tantas veces al Presidente?

¿Puede equivocarse un gobierno tantas veces en el tema más relevante de una gestión? La respuesta, posiblemente, sea que sí, que efectivamente puede –como ha sucedido- pero que, en todo caso, no debe. O no debería, equivocarse.

Es lo que ha pasado. Aquí no se trata de juzgar el gobierno de Alberto Fernández, sino, en todo caso, apuntar lo que ha sucedido exactamente con las “filminas”, como le dice el presidente a la proyección de gráficos con datos comparativos de la vigencia del coronavirus en el continente.

Dos veces ya se pusieron mal los datos de Chile. También hubo problemas con Uruguay y Brasil. En todos los casos, incluido el último, del sábado pasado, el gobierno de Fernández aceptó los errores. En concreto, el equipo que trabaja para el Presidente lo hizo equivocar en público (por televisión) varias veces. Pensar otra cosa, sería ya entrar en el tembloroso territorio de las especulaciones políticas.

Los errores, sobre todo en la comunicación, se acumulan. También se tuvo que dar marcha atrás con una leyenda impresa en grandes carteles que mencionaban que “el gobierno” se hizo cargo de pagar parte de los salarios de pequeñas y medianas empresas. Se reconoció que no debía decir “el gobierno”, sino “el Estado”. La diferencia entre ambos conceptos es abismal.

“El gobierno” fue quitado con relativa rapidez de la leyenda de esos afiches, en el caso de su difusión digital, a través de redes sociales y otros medios. Los que están pegados en la vía pública, sobre todo de Buenos Aires, “están en proceso de renovación”, se dijo.

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios