El incendio en el MNBA, una advertencia

El incendio que afectó al Museo Nacional de Bellas Artes Neuquén, el viernes por la noche, afectó -no se sabe cuánto, todavía- obras de arte que están fuera del área específica de la sala de exposiciones. Lo que comenzó en una freidora desde la confitería, pudo ser más grave; pero sin llegar a serlo, constituye, de mínima, una advertencia sobre los cuidados que hay que tener en un edificio que alberga obras de arte, que no solo valen por sí mismas, sino que además tienen un alto valor en el mercado: hay millones de dólares ahí adentro. Más plata que lo que la administración municipal tiene en su presupuesto, de seguro.

La directora del MNBA, Ivana Quiroga, a poco de haberse controlado el siniestro, dijo que no se habían afectado las obras de la sala, ni la que estaban en el depósito. Sin embargo, no mencionó que hay obras en el mismo lugar donde reinó la humareda durante unos cuantos minutos. Un mural de Tomasello, por ejemplo. Y una obra tremendamente valiosa de Lozza. Una está en el hall de entrada, dando el frente directamente a la entrada principal; la otra, sobre la entrada al auditorio.

Esto fue señalado por quien fue el fundador y primer director del MNBA Neuquén, Oscar Smoljan, quien publicó en las redes sociales «con el incendio en el Museo se afectaron los únicos murales de Tomasello y de Lozza que hay en el país. También sufrieron consecuencias las esculturas de Iommi, Ferrari, y Casals. Cuánto dolor», escribió.

Más allá de esos daños, que se supone podrán ser subsanados, lo sucedido es una advertencia. El MNBA deberá redoblar sus precauciones de seguridad en las áreas abiertas en donde se realizan distintas actividades; y, obviamente, tener bajo estricto control de seguridad la confitería, donde hay una cocina.

Independientemente de esto, todo Neuquén, pero especialmente, sus autoridades políticas, deberán tomar conciencia de que el arte, en cualquiera de sus formas y sea quien sea el artista en cuestión, debe ser cuidado celosa y severamente. La ciudad tiene una lamentable historia de murales perdidos, por desidia o directamente por actos criminales cometidos en nombre del supuesto progreso.

Etiquetas del artículo:
·
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios