Una foto poco habitual en la historia política argentina

Hacía falta esta foto en la política argentina. Es simple, pero no habitual, ni costumbre en el país. Un presidente que se prepara para empezar, saluda al presidente que se prepara para terminar. No hay nada raro, ni impostado. Y, sin embargo, ha costado conseguir el testimonio gráfico, aquí, en el medio de la confrontación permanente.

Es, además, la segunda vez que ocurre, en la historia institucional argentina, que un presidente no peronista se saluda, antes de dejar el gobierno, con un peronista. Desde el peronismo para acá, todos los presidentes no peronistas habían terminado mal y antes.

Arturo Frondizi, por ejemplo, gobernó sin peronismo, y fue derrocado. Estuvo en el cargo entre 1958 y 1962. Otro Arturo, Illia, gobernó entre 1963 y 1966. Fue derrocado, y también gobernó sin peronismo, que seguía proscripto. Después el peronismo volvió. En 1983, fue derrotado por Ricardo Alfonsín, quien gobernó hasta 1989. Dejó el gobierno unos meses antes, pero sí, se saludó con el peronista entrante, que fue Carlos Menem.

Diez años después, en 1999, ganó otro no peronista, Fernando De la Rúa. No fue derrocado, sino que renunció a su cargo en medio de una fuerte crisis, en 2001; se fue sin saludar a nadie. El próximo no peronista fue Mauricio Macri. Se va ahora, el 10 de diciembre, saludando a su vencedor, Alberto Fernández.

Etiquetas del artículo:
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios