Debate sin debate, mucha chicana, entre Macri y Fernández

Se cumplió, como estaba previsto, el primero de los debates entre candidatos a presidente en la Argentina, con una puesta en escena que no sorprendió, pues cada quien se atuvo a su propio estereotipo, y en la que prevalecieron las chicanas -también previsibles- entre Alberto Fernández y Mauricio Macri.

Ambos son los candidatos con mayor intención de votos. Los demás, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión, juegan, con plena conciencia, de acompañantes en la próxima contienda electoral. Todos participaron en la noche del domingo del “debate” -por la forma que tiene, en realidad el debate no se da nunca- que se realizó y televisó desde la Universidad Nacional del Litoral.

Uno de los temas que más contienda concentró fue el internacional, es decir, qué piensa hacer cada quien en las relaciones de Argentina con el mundo. El punto más crítico fue Venezuela. Mientras Macri defendió lo hecho, entre lo que se cuenta la definitiva rotura de relaciones con Nicolás Maduro, con expulsión de representantes incluida, Fernández eludió definiciones y atacó por el lado de afirmar que Macri solo espera una intervención militar en ese país.

Dudosamente este debate, y el que viene, cambiará una sola intención de voto ya decidida en Argentina. Los candidatos reafirman y refuerzan su estereotipo, es decir, la imagen creada a través de la campaña. Nada es espontáneo, y el rol de los periodistas es meramente administrativo del tiempo en el trámite del reglamento.

Quedan, pues, solo las sensaciones. Quién se mostró más seguro, quién más firme, quién se equivocó o cometió algún furcio. Muy poco, para lo que la mejor tradición política de este país tiene.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios