Macri pasó rápido, con promesas de Argentina Potencia

Mauricio Macri pasó por Neuquén como una ráfaga, cabalgando aviones y helicópteros sobre el lema del #SíSePuede, tratando de empatizar con el público, halagando las mieles posibles de Vaca Muerta, cumpliendo el exigente protocolo popular que ideó para mejorar las chances electorales que tan desdibujadas quedaron después de las elecciones PASO del 11 de agosto.

Alrededor del monumento al general San Martín, se agolpó una esperada y no muy grande multitud con banderas celestes y blancas. Esa multitud previsible, ofició de dique de contención para la manifestación de repudio a la visita presidencial que armó -como ha sido tradición en este período de gobierno- el gremio estatal ATE, con el kirchnerista Carlos Quintriqueo a la cabeza.

La gente se concentró alrededor del Monumento.

De conceptos, poco y nada dejó la fulgurante visita del Presidente. Produjo una descomunal batahola de tránsito en la capital neuquina, que la policía se esforzó en no ocultar. Un discurso que quedó grabado en Facebook, por si alguien pretende no olvidarlo. Y la reunión de candidatos a su alrededor: Horacio Quiroga, Francisco Sánchez, el rionegrino Sergio Wisky.

Le dijo, el Presidente, a la multitud, que ésta provincia era el corazón de la energía del país; que Vaca Muerta y Neuquén transformarán a la Argentina en una “potencia mundial”. En fin, nada que no se haya dicho, con igual portento imaginativo. La realidad es que falta mucho para eso, mucho camino por recorrer y trabajar, y, tal vez, menos idas y vueltas de políticas gubernamentales.

Por supuesto, hubo un párrafo dedicado al mea culpa que acepta el gobierno, también como argumento electoral: «estamos en una etapa donde vamos a enfocarnos en el alivio para que cada uno de ustedes puedan llegar a fin de mes. Se que ha sido un año y medio difícil, entiendo la bronca. Lo que se viene es mejor, como, por ejemplo, mejorar el salario» sostuvo Macri.

El acto duró poco. La desconcentración fue rápida. Tardó más tiempo retomar la normalidad del tránsito. En los alrededores, la gente se preguntaba qué pasaba con los colectivos. Muchos quedaron en paradas ineficaces, porque los recorridos cambiaron sin que se anunciara antes por dónde.

Esa gente, desorientada y preguntona, es también la que votará el 27.

 

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios