Las horas antes de Macri, llenas de inconvenientes

Las horas que precedieron a la llegada de Mauricio Macri a la capital neuquina estuvieron plenas de incidentes, con coincidencia en los servicios. Un caño de agua fue roto por una empresa que hacía trabajos de electricidad, en la esquina de las calles Belgrano y Salta, y un río desbordó la zona céntrica. Al poco rato, hubo un problema en una línea de 132 kilovatios, y media ciudad quedó sin suministro de energía eléctrica.

Todos trabajaron rápidamente para solucionar ambos casos, que pudieron ser reparados, uno por el EPAS, el otro por CALF, antes de llegar a la “zona roja” horaria. No faltaron las cargadas y los memes en las redes sociales, que atribuyeron a una presunta mala energía del Presidente tanta coincidencia.

El ambiente, por cierto, estuvo muy cargado. El Presidente eligió un programa de radio “leal” a su línea, en Cadena Uno, para llegar con algunos conceptos a los usuarios de noticias neuquinos antes de su llegada física. No llamó mucho la atención. La “contra” kirchnerista se concentró alrededor de la sede de ATE, para juntar allí gente que saliera a protestar contra la visita de Macri.

Al mismo tiempo, se arregló una protesta en el acceso a la PIAP, en Arroyito. Desde allí se levantó el volumen responsabilizando al gobierno de Macri por la planta industrial parada y la progresiva desafectación del personal. Concretamente, solo tienen trabajo asegurado (en mantenimiento) unas cuarenta personas, cuando la PIAP empleaba a unas 400. Para el actual gobierno, el destino de la planta es el cierre definitivo. No se produce agua pesada desde 2017.

 

 

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios