Sin IVA en alimentos básicos…como en la Argentina de Isabel Perón

En la vorágine de las últimas horas alumbra un país de emergencia, en el que un gobierno que parece despedirse, anuncia medidas para moderar el impacto de la devaluación tanto como para intentar recuperar votos; en el paquete, la eliminación total (transitoria) del IVA en alimentos principales es la más llamativa del último medio siglo, y de todas las crisis vividas en el país hasta ahora.

De hecho, equipara a la economía argentina, en el rubro impositivo, con aquella que gobernó Isabel Perón, desde la muerte de Juan Perón, en 1974, hasta el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

Pan, leche fluída y UAT, aceite girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures, huevos y azúcar, podrán ser comprados ahora 21 por ciento más baratos, pues no llevarán, los precios de estos productos, el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El IVA se estableció en la Argentina en 1975. Se empezó a aplicar ese año, pero no a los alimentos de la canasta familiar. Sin embargo, al poco tiempo, se extendió la aplicación del gravamen también a estos insumos.

Empezó como una carga de 16 por ciento sobre el precio de las cosas. En 1986 el IVA ya era del 18%. Entre 1988 y 1992 bajó al 13%; en 1992 volvió al 18%; a partir de 1995, y hasta la actualidad, fue del 21%. Ahora, se exceptúa, como fue al principio, la canasta de alimentos básicos, aunque de manera transitoria, como medida de emergencia.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios