Pechi-Lucila, una fórmula que robustece el voto a Macri en Neuquén

Este jueves se confirmó que el oficialismo nacional acordó presentar en Neuquén la fórmula Horacio Quiroga-Lucila Crexell, para competir por sendas bancas en el Senado, y esta confirmación agrega al relativo condimento que tendrán las elecciones nacionales en este distrito, un poco de sal y pimienta que tal vez le eran indispensables.

El radical sui géneris que siempre fue Quiroga, y la emepenista también singular y con perfil rebelde adosado que es la actual senadora Lucila Crexell, conforman una opción muy competitiva, según los primeros indicios que comenzaron a circular apenas se comenzó a difundir la propuesta, armada en buena medida gracias al intenso trabajo desplegado por Miguel Angel Pichetto desde el primer minuto que aceptó acompañar a Mauricio Macri como candidato a vicepresidente.

Quiroga había dejado entender, primero, que no competiría, pero en los últimos días se mostró más permeable. Su presentación será confirmada oficialmente en las próximas horas, se dijo. El Senado podría ser un ambiente político muy interesante si cuaja en la realidad la diversidad que se está anunciando desde la conformación de las fórmulas.

En el caso del MPN, implica un cimbronazo fuerte. A Crexell se la había condenado, implícitamente, a la Siberia de los exiliados por el oficialismo provincial. Ahora competirá con quien fue compañera de fórmula en el partido, en aquellas elecciones triunfantes donde el provincialismo neuquino había conquistado dos bancas: el petrolero Guillermo Pereyra.

Rubén Boggi

 

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios