Boca se desahogó y es el campeón de la Supercopa

Boca le ganó por penales a Rosario Central en el partido jugado en la noche del jueves entre ambos en el estadio mundialista de Mendoza, tras un partido que había merecido ganar, sin conseguirlo, en buena medida por los palos del arco contrario: tres veces ahogaron el grito de gol de los dirigidos por Alfaro.

Rosario Central, un equipo aguerrido, plantó batalla en todo el campo, neutralizó la circulación de juego boquense, e incluso arrimó peligro al arco defendido por Andrada. Fue así durante casi todo el partido. Solo en el final Boca volcó el partido en el arco de Ledesma, apretó, llegó, pero sin suerte. La más clara fue una pelota que estrelló en el travesaño Pavón: el esférico dio toda la sensación de picar dentro del arco (foto), pero la jugada siguió sin que el árbitro interviniera. En esa misma acción, la pelota volvió a dar en un palo, esta vez impulsada por Benedetto.

Después, un cabezazo de Nández, que desvió un defensor de Central, dio en el ángulo entre el palo y el travesaño. Todas, ocasiones que se dieron en el último tramo del partido.

Los penales llegaron con la sensación de que favorecían a Rosario Central, pues si había un equipo que había apostado a eso, había sido el dirigido por Cocca. La rueda de cinco ejecuciones terminó empatada, con disparos precisos y los arqueros impotentes. Al empezar la ejecución de uno a uno, el penal disparado por Rinaudo fue detenido por Andrada, con un manotazo que desvió la trayectoria de la pelota hacia el travesaño.

Era la oportunidad para Boca, y Cali Izquierdoz no falló. La pelota terminó en fondo del arco, los jugadores celebraron, y el equipo de Alfaro consiguió el primer trofeo de esta gestión.

 

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Deportes

No se permiten comentarios