Elogio al optimismo

(Por Alonzo Jara, de su página de Facebook).- Esta semana me agarré una faringitis machaza. Cuando creés que todo no puede ir peor, desperté anoche de mi coma faringitioso (?) con hambre y decidí ir al súper a comprar víveres. Hice diez (10) cuadras con el auto y se clavó el embrague. Arranqué en primera y pude volver a casa a morir de hambre en los suburbios, como corresponde.

Pero hoy me levanté decidido a que las cosas no pueden ir peor, porque si uno no le pone optimismo, las cosas no pasan o algo.

1) Llamé a la grúa y me dijeron que en menos de dos horas buscaban el auto y lo dejaban en el taller. Nunca vinieron, cuando volví a llamar a las dos horas me dijeron que tenían para 45 minutos más. Les pedí que no vengan. Arranqué el auto y me fui en primera hasta el taller. LO BUENO: no me maté en ese trayecto de 4 kilómetros. Es algo lindo no morirse, así que decidí agradecer al universo por eso.

2) Recién me llama el mecánico para decirme que se rompió la horquilla del embrague y que me va a salir 3.500 pesos. Está bien, nadie pensaba gastar 3.500 pesos de onda, por algo que no estaba previsto. LO BUENO: no fueron 10 mil pesos y eso me alegra mucho. Es la segunda cosa linda que me pasa en el día.

¿Qué otras alegrías me tendrá preparada el universo?

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Humor

No se permiten comentarios