¡Felices Fiestas del Perdón!

¿Qué sería del ser humano si no tuviera la oportunidad de perdonar, de sentirse uno con el semejante? Así como el pecador merece ser absuelto de su pecado, quien absuelve debe pensar que está también sometido a la tentación, y que bien puede darse vuelta la tortilla al cabo de algún tiempo.

Por eso… ¡Felices fiestas del perdón! Esa cualidad tan destacable. Y bienvenida la tolerancia, el consenso, la negociación y el diálogo, tanto para el representante del Estado (Mariano Gaido, el grande) como para el representante de los esforzados trabajadores (Carlos Quintriqueo, el incansable).

Y a brindar, que el mundo no se acaba, pero el año sí.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Humor

No se permiten comentarios