Chihuido I ahora se vuelve contra Sapag

La represa Chihuido I, pre-adjudicada pero aun en proyecto, pasó de ser una herramienta política favorable al gobernador Jorge Sapag, a constituir un elemento que la oposición utiliza en su contra.

Allí donde el Gobernador dice que Chihuido I depende de un anuncio que debe hacer la presidente Cristina Fernández, surgió un grupo de diputados provinciales para afirmar que la obra se demora por responsabilidad del gobierno neuquino, no del gobierno nacional.

Los diputados Pablo Todero (PJ), Amalia Jara, (PJ), Raul Dobrusín (UNE), Rodolfo Canini (Nuevo Encuentro), Manuel Fuertes (NCN), Beatriz Kreitman (ARI), Alejandro Vidal y Eduardo Benitez (UCR), llamaron a Sapag a “concretar” una serie de acciones “que dependen exclusivamente de la Provincia del Neuquén y están demorando la ejecución de proyecto”.

Esas acciones pendientes, según los legisladores, son las siguientes:

1.      Estudio propio e independiente, de las empresas adjudicatarias, de impacto ambiental,

2.      Ley precisa de expropiación de las tierras que efectivamente queden involucradas en la obra principal y en las accesorias,

3.      Ley de aprobación del uso del agua a los fines del proyecto y de la concesión de obra pública,

4.      Aprobación de la garantía secundaria del Tesoro Provincial al financiamiento del proyecto.

Los diputados destacan que la existencia de un fondo previsto en el Presupuesto Nacional para garantías de la obra, es suficiente razón para evidenciar el “compromiso” de la presidente Cristina Fernández con Chihuido I.

 

 

 

Categorías de los artículos:
Política

comentarios