Dura realidad: otro estudiante desaparecido, en Neuquén

Rastrillaje en ríos. Allanamientos. Búsquedas con rastreo telefónico. Es algo a lo que los argentinos nos acostumbramos. Porque aquí, la gente desaparece. En dictadura, por acción directa del Estado. En democracia, generalmente por otras razones. Parece no haber cura para esta tremenda constatación de inseguridad.

Desde 1994 hasta 2005, según estadísticas disponibles y reflejadas recientemente en un informe realizado por el canal de noticias 24/7, hubo 1.700 personas desaparecidas solo en la Patagonia, que permanecen en esa situación de ambigüedad terrible. Son casos sin resolver. Muchos.

Desde el 12 de este mes, falta en Neuquén otro ciudadano, a quien están buscando. Es estudiante, tiene 33 años, oriundo de Bariloche, y se llama Jorge Antonio Agüero. Los fiscales están trabajando, y el miércoles ordenaron allanar la vivienda que ocupaba en la capital neuquina el desaparecido.

El procedimiento fue solicitado por la fiscal Sandra Ruixo, y se realizó  por la tarde en un mono-ambiente en la calle Don Bosco, con personal de la comisaría Segunda y de las áreas de Seguridad Personal y Criminalística de la Policía provincial. Allí encontraron un teléfono celular, una computadora y ropa, entre otros objetos, que serán analizados. Además, se pidieron informes a un banco y una empresa telefónica y de correo de electrónico.

La denuncia por la desaparición del estudiante fue radicada por la familia el martes en la comisaría Segunda de la capital provincial. El último contacto directo de Agüero con los familiares fue el 12 de octubre. Una llamada telefónica.

Este jueves se empezaban a realizar rastrillajes con efectivos policiales en la zona de los ríos.

Agüero tiene 33 años. Cursa en la facultad de Informática de la Universidad Nacional del Comahue. Reside en la capital neuquina desde hace diez años.

Etiquetas del artículo:
· · · ·
Categorías de los artículos:
Actualidad

No se permiten comentarios