El intendente que atiende a sus vecinos, mano a mano

Al igual que buena parte de sus pares, el intendente de la localidad neuquina de Andacollo, Ariel Aravena, utiliza las redes sociales para comunicar las acciones de gobierno; y, de hecho, mantiene actualizado su muro de Facebook. Pero, así y todo, se aferra a un ritual que remite a la vieja usanza.

Desde hace cinco años y medio, cada martes y jueves atiende de manera personalizada a sus vecinos y toma nota de cada reclamo, queja o propuesta. No es que todas las soluciones vayan a llegan en lo inmediato o en el corto plazo, ya que las complejidades son diversas. Pero también hay cuestiones de sencilla, o en todo caso, no tan dificultosa resolución.

Entonces, se calza el traje de mediador, oficinista o psicólogo; y se sienta a escuchar, mate mediante. En “la Muni” dicen “le da parejo” desde las siete de la mañana y que les consagra, en promedio, unos 30 minutos a cada vecino.

Los tiempos en el Norte no son tan vertiginosos y estresantes como aquí, en la gran ciudad, y esto facilita el diálogo.

Hay quienes piden vivienda, regularización de tierras o apoyo financiero para realizar un viaje. Pero también están los que piden asistencia frente a un hecho de violencia familiar, como sin ir más lejos ocurrió durante la última semana.

Los problemas de consumos de sustancias peligrosas y los hechos delictivos, también llegan a oídos del jefe comunal. Lo mismo que los conflictos entre vecinos; entre ellos el  de aquel que le tiró el alambrado, y el de aquel otro que tiene un perro molesto.

El propio Aravena cuenta que se reúne con 35 vecinos por semana, y los empleados municipales dicen que hay días en que 3 de cada 10 “simplemente vienen para hablar de sus cosas”.

…Y, por imperio de aquel uso de las redes, algunas de esas reuniones también aparecen en Facebook.

Etiquetas del artículo:
· ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios