Sigue repercutiendo tremenda historia neuquina entre padre e hija

El 6 de agosto de 2015, un tribunal integrado por Héctor Rimaro, Héctor Dedominichi y Daniel Varessiolo condenó a un sargento de la policía neuquina por “abuso sexual con acceso carnal agravado por su calidad de ascendiente”. El policía había sido denunciado por su propia hija, con 13 años cuando ocurrieron los hechos.

La hija, llamada Luz, hizo la denuncia escribiendo una nota. La nota llegó, por terceros, a la Justicia. El proceso se inició, y Luz fue separada de su familia. Después, vivió con sus abuelos. Y hoy, con 21 años, ha comenzado una campaña por Facebook para afirmar algo tremendo: que la historia de la violación no era cierto. Que había mentido para conseguir libertad para hacer lo que quería.

Luz había contado que, para la época del abuso, su padre la había descubierto mandándole mensajes de texto a un chico, la había golpeado y la había subido al auto apuntándola con su pistola Glock calibre 9 milímetros para que lo llevara a la casa del muchacho. Había aportado detalles y seguridades que, ahora admite, no eran ciertos.

El abogado defensor, Marcelo Sterz, había insistido durante todo el proceso –que llegó al Tribunal Superior de Justicia-  con la inocencia del policía. Había planteado que la chica había hecho “una denuncia falaz”, basada “en el disconformismo con ambos padres ante limitaciones de ciertas libertades” como el uso del celular o las salidas con su novio; y que quería “sacarse de encima al padre y ser libre como otros adolescentes”.

Esto es lo que confirma la propia Luz en un largo video confesional subido a Facebook, que ha impactado e incluso ha sido reflejado por diarios nacionales, como Clarín, y del que se hicieron eco, en mayo, diarios locales, como LM Neuquén. “No estoy siendo presionada por nadie. Si yo estoy hablando es porque yo tomé esta decisión. Y nadie me quiere escuchar”, dice allí.

El ahora ex policía está preso en la U11, cumpliendo una condena a cuatro años de prisión, después de haber estado prófugo, oculto en Chile. Todo sigue igual, pese a los esfuerzos de la hija arrepentida, y sin que haya forma, por ahora, de saber exactamente cuál es la verdad en esta historia que no solo ha paseado por los medios, sino también por todos los niveles judiciales.

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Historias Ciudadanas

No se permiten comentarios