El gremio municipal también va a conciliación obligatoria

El gremio municipal capitalino, Sitramune, terminó al final igual que ATE con su propio conflicto: aceptando una conciliación obligatoria, pedida por el gobierno, esta vez el de Horacio Quiroga, como forma de salir de una encerrona sin resultados, en una pelea que lo único que conseguía era molestar a los ciudadanos frente a las puertas del Municipio.

Así, la subsecretaría de Trabajo convocó a una audiencia para el próximo jueves 17 de agosto a las 13, al resolver la solicitud presentada bajo el argumento simple de “la persistencia de las medidas de fuerza tomadas por el gremio”, que terminó provocando permanentes inconvenientes a los empleados y a los contribuyentes”.

El secretario de Economía y Hacienda del municipio, José Luis Artaza, explicó que se planteó esta solicitud “por los disturbios que está provocando el gremio de forma diaria y las molestias que ocasionan”.

“Creemos que es resorte de la subsecretaría de Trabajo de la provincia poder avanzar en la resolución, para que no exista este bullicio que se escucha con bombos, música fuerte y que perjudica al resto”, sostuvo el funcionario.

“Nosotros como siempre estamos abiertos al diálogo y no hay inconveniente en sentarnos a dialogar, por supuesto partiendo de la base que los contratos tenían un principio y un fin”.

El conflicto había tenido ese argumento central por parte del gremio conducido por Santiago Baudino: el cese de una treintena de contratos, todos en el área social del gobierno, que conduce Yenny Fonfach.

Etiquetas del artículo:
· · ·
Categorías de los artículos:
Política

No se permiten comentarios